Universitarios a la caza de empleo

Es habitual escuchar o leer que en la actualidad España cuenta con una de las generaciones de jóvenes mejor cualificados y preparados de las últimas décadas. Personas con títulos universitarios o de Formación Profesional, a lo que hay que añadir máster de diversos tipos, idiomas y formación complementaria de todas clases. Desde el punto de vista formativo es evidente que los jóvenes están muy bien preparados. Pero, ¿preparados para qué?

Durante las dos últimas décadas se ha vivido un aumento exponencial de los titulados universitarios. Estos jóvenes estudiaron licenciaturas y diplomaturas con el fin de que alcanzar un determinado estatus en el mercado laboral. Lo que muchos no tuvieron en cuenta, es que dicho mercado no estaba, ni está, preparado para acoger a un grupo tan numeroso de titulados.

Mientras las universidades crecían en alumnos, el mercado laboral no ampliaba al mismo ritmo las ofertas de trabajo de alta cualificación para aglutinar a los jóvenes demandantes de empleo. Esta es la raíz del problema de la sobrecualificación de muchos trabajadores españoles.

Una vez terminados los estudios, muchos titulados se han dado cuenta que existen muy poco puestos y demasiados demandantes. Esta disparidad ya existía en los años previos a la crisis y esta no ha hecho más que aumentarla. El resultado es que un gran porcentaje de trabajadores tienen empleos por debajo de su nivel de formación. Se habla de cifras entre un 60 y 70%.

Comprobando que el trabajo de sus sueños va a tener que esperar, a los jóvenes españoles, en general, no les queda otra que aceptar algún empleo de menor cualificación y esperar para ver cómo van las cosas en los próximos años. Verse en un trabajo para el uno no se ha preparado y que considera inferior a sus expectativas puede generar una frustración muy preocupante.

Son muchos los jóvenes que se encuentran en esta situación y nos les queda más que la resignación si quieren tener un sueldo mensual. España tiene una de las generaciones mejor formada de su historia, pero no está preparada, en su mayor parte, para afrontar el complicado reto de sortear una crisis como la que está viviendo nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada